Seguimos en el confinamiento

Esta entrada se realiza a petición vuestra, puesto que como me comentaís esto va para más largo. Las recomendaciones que voy a dar son muy básicas. Comenzamos

  • Establecer, si no lo habeís hecho ya,  una rutina diaria, en esta rutina deberá habaer tareas de responsabilidad, tareas de autocuidado y tareas ocio. Es como una banqueta, las tres patas son muy importantes
  • Intentar tener los mismos ciclos vitales que antes de encerrarnos, aquellos que el confinamiento nos permiten, sobre todo los horarios:
    • Horario de trabajo. Seguir trabajando si es posible y si no adaptar nuevas responsabilidades y tareas.
    • Horario de descanso. Interrumpir lo menos posible el hábito de descanso y sueño que teníamos antes.
    • Horario y hábitos de comida. Igual que el sueño, interrumpir lo menos posible este hábito. Ya que a muchas personas el estar en casa les da por comer de manera compulsiva y sin orden. Dejad los paseos a la nevera. Y cuando esteis estudiando tened a mano una botella de al menos un litro de agua.
      • Si vuestros hábitos de alimentación no eran saludables, ahora es un buen momento para comenzar poco a poco. Así estableceréis nuevos objetivos que os harán sentir bien.
    • Horario lúdico. En vuestras programaciones que haya también un tiempo para el chateo, para descubrir nuevas cosas, planificar para cuando esto vaya terminando, etc.
    • Horarios de higiene. Estar en casa no significa, estar todo el día en pijama, sin ducharnos, sin vestirnos y peinarnos. Que luego en las videoconferencias se nota mucho. Tampoco vale «el medio vestir»: chandal para la parte de abajo, y bien vestidito/a para arriba.
      • Como dice una buena amiga mía, «pintarse el ojo, hace maravillas». Para los chicos, con que yo lleve barba ya es suficiente.

SEGUID CON VUESTRAS VIDAS, TAL COMO ERAN, LO MÁXIMO POSIBLE.

ESTO TAMBIÉN PASARÁ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: